Es simple. No importa donde vivas en el mundo, si te gusta el estilo de vida cafe racer o los Porsche probablemente has soñado con ir a California. Sus carreteras están hechas para nosotros.

Highway 1; una carretera recta y curvilínea de 15 horas con cañones, acantilados rocosos, bosques de secuoyas y costas prístinas que se extiende desde el sur de California (frontera con México) hasta la frontera entre California y Oregón. Es el viaje de tu vida, especialmente si vas a bordo de una Cafe Racer Dreams o un Porsche 911 totalmente personalizado.

El año pasado, Jaime Colsa conoció a Radu Muntean en Luft5 y desde entonces se han convertido en grandes amigos. Radu, ex diseñador de automóviles para Tesla, es coleccionista de coches, ilustrador, diseñador y aficionado al mundo cafe racer. Si quieres saber algo sobre cualquier coche, Radu es tu hombre. Entre sus tesoros, un Porsche 911 que se llama ¨Virginia¨ y que tuvimos la suerte de conducir durante nuestro viaje.

Además, nos reunimos con nuestro amigo Matt Ayer, propietario de la primera y única CRD estadounidense. La #CRD100 es una BMW R100 con un increíble tanque gris titanio y un elegante asiento CRD color burdeos inspirado en el icónico combo de colores de Porsche. Habíamos estado en contacto con él durante meses para hablar sobre la posibilidad de expandir CRD en los EE.UU. y estaba muy emocionado de mostrarnos su ciudad natal de Long Beach. Pensamos que era una gran oportunidad para conocer otras áreas alrededor de Los Ángeles, dar un buen paseo en coche y filmar contenido para nuestras redes sociales.

Matt y su sobrino cuidaron muy bien de nosotros. Después de un almuerzo americano junto al mar, nos dirigimos a la playa donde nos divertimos mucho con el 911 y la #CRD100. Subimos y bajamos por la 2nd Av. y los peatones se detenían constantemente en medio de la carretera para tomar fotos y vídeos de nosotros. ¨Cool bike¨ y ¨Sick dude¨, fueron las expresiones que más escuchamos durante nuestro paseo. Además, como no entrábamos en los vehículos, Matt trajo su carrito de golf de 6 asientos para que pudiéramos pasear todos por Long Beach. ¡El ambiente fue increíble!