x
Este sitio usa cookies para mejorar la experiencia de navegación y uso de la web. Al continuar con la navegación entendemos que se acepta nuestra Política de cookies.

CRD100

La fama de Cafe Racer Dreams sobrepasa fronteras.

Cuando un aficionado a las motos Cafe Racer ve una de nuestras creaciones siente en un solo golpe de vista el impacto de una personalidad arrolladora y muy particular, que va más allá del buen gusto o de la calidad de los materiales que empleamos.

Todo el que se cruza con una moto CRD empieza a sentir el deseo de poseer una.

Pero nuestra producción es limitada y no todo el mundo puede tener una.

O esa era lo que pensaba Matt Ayer.

La CRD100, es la primera de nuestras motos que cruza el charco

Si eres aficionado a los deportes de motor, tal vez te suene la ciudad de Long Beach (California) por su circuito callejero.

Denominado como el Mónaco de América, este circuito urbano llegó a albergar entre los años 1976 y 1983 grandes premios de Fórmula Uno.

Incluso hoy en día allí se siguen disputando pruebas de Fórmula E, en un circuito cuya curva de horquilla es de las más similares a la última del circuito de Montecarlo (de ahí el sobrenombre).

En esta ciudad de la costa californiana situada al sur de Los Ángeles el ambiente huele a gasolina, ya que las numerosas carreras que llevan celebrándose desde hace más de cuarenta años han convertido a muchos de sus habitantes en aficionados a todo lo que tenga ruedas y motor.

Pero ya sabemos que los gustos de los estadounidenses no suelen ser los mismos que los de la vieja Europa.

Por eso sorprende todavía más si cabe que en la patria de las Harley Davidson y las Chopper pueda haber personas interesadas en las motos Cafe Racer que preparamos en nuestro de taller de Paracuellos del Jarama.

No obstante, aunque suene raro, son más de los que parecen los fans que disfrutan con nuestras motos Cafe Racer Dreams, ya que este tipo de motocicletas se han convertido en un símbolo para muchos aficionados a las motos de estilo Cafe Racer.

Así que cuando Matt Ayer vio en Instagram una CRD se dijo a sí mismo que no buscaría más, ya que esa era la moto que tanto tiempo llevaba buscando y que no encontraba por ninguna parte.

Enseguida contactó con nosotros y nos expresó su deseo de adquirir una moto como las que acababa de ver en la red social.

Aquella petición nos sorprendió un poco.

Además, creímos conveniente explicarle detenidamente que nuestras motos poco tienen que ver con las que ruedan por Estados Unidos.

De hecho, aunque también hemos preparado alguna Harley Davidson que otra, nuestra especialidad es usar como base motos clásicas europeas o japonesas.

Sin embargo, Matt nos hablaba muy en serio cuando nos explicó que le encantaba nuestro trabajo.

Entonces empezamos a planificar cómo sería la moto que le ofreceríamos.

Y lo mejor de todo es que ese encargo nos ha permitido conocer a una persona simpática y agradable, que disfruta charlando durante horas sobre motos clásicas.

Una BMW R100 como base para la CRD100

Desde un principio teníamos claro que para este encargo había que afrontar dos retos importantes.

El más importante de ellos era el reto artístico, que nos obligaba a echar el resto a nivel creativo, ya que esa primera moto en Estados Unidos tenía que dejar claro cuáles son nuestras principales características estilísticas.

Pero desde un punto de vista técnico también teníamos que crear una máquina con un hándicap que había que resolver del mejor modo posible: Matt Ayer es muy alto y quería a toda costa que nos basásemos en una BMW.

Y la moto donante que le ofrecimos —una BMW R100 del año 1978—, no se amoldaba perfectamente a sus características físicas.

La solución para superar este segundo reto fue subirle bastante las suspensiones, para que se adaptase mejor a su elevada estatura e incrementar asimismo el confort de marcha.

Gracias a eso, el binomio moto-piloto mostraría una proporción más natural y estética.

Un cóctel entre piezas nuevas y piezas originales recuperadas

Durante 6 semanas hicimos un trabajo de desmontaje, recuperación y preparación de primer nivel.

A nivel mecánico, esta BMW equipa un motor bicílíndrico de tipo bóxer con 1.000 centímetros cúbicos.

Para que el propulsor recuperase su aspecto original, pintamos todas las piezas con pintura al polvo, que da un aire muy lustroso sin perder ni un ápice de clasicismo.

Pero muchas partes no han podido ser reutilizadas y hemos optado por reponerlas con piezas modernas.

De hecho, excepto el depósito de gasolina —que sí que es el original, aunque lo hemos pintado de un color gris titanio espectacular—, hemos hecho otras piezas como el tubo de escape, el filtro de aire, el faro, el mando de arranque o el piloto trasero son de nuestra propia cosecha.

Lo más vistoso de la CRD100

Vamos a centrarnos ahora en la parte más visible de esta moto, esos elementos que marcan la diferencia y que llaman la atención de aficionados y followers.

Para que cada moto preparada en nuestro taller mantenga su propia personalidad es importante recuperar el chasis multitubular original. De ese modo, con el chasis de la R100 donante, se consigue mantener la línea estilística habitual de las motos bávaras.

Pero para que la impronta de Cafe Racer Dreams siga tan definida como siempre, es habitual que diseñemos nosotros mismos el subchasis, al igual que sucede con nuestros exclusivos guardabarros y portamatrículas.

A nivel de suspensión hemos seleccionado una horquilla invertida de Hayabusa, montando unos amortiguadores Hagon.

El manillar es un Renthal Ultra Low; los puños son de Bitwell; y tanto el velocímetro como el mando de las luces son de Motogadget.

Por otra parte, también hemos podido recuperar de la BMW original los frenos así como la llanta delantera. Y para los neumáticos hemos seleccionado unos de estilo vintage producidos por Firestone (modelo Deluxe).

Por último, cabe reseñar que el asiento es una creación propia en cuero de color rojo, que va algo más levantado de la habitual debido a la altura del propietario.

¿Tú también estás soñando con darte una vuelta en una moto Cafe Racer Dreams?

Tal vez has visto alguna CRD por la calle o nos conoces de las redes sociales (Facebook, Twitter).

Y seguro que, como le pasó a Matt Ayer, nada más ver una de nuestras motos te has enamorado de ella.

Si quieres tener más información de tipo comercial o sobre nuestra forma de trabajar puedes contactar con nosotros rellenando este formulario de contacto.

Si quieres ver otras BMW que hemos fabricado sigue este enlace

FICHA TÉCNICA

  • Modelo base > BMW R100
  • Año > 1978
  • Construcción > Cafe Racer Dreams
  • Tiempo > 6 semanas
  • Fabricante > BMW
  • Tipo > Bicilíndrico boxer
  • Cilindrada > 1.000 cc
  • Carburadores > Bing
  • Filtro de aire > CRD
  • Escape > CRD
  • Chasis > BMW + sub chasis CRD
  • Amortiguadores > Hagon
  • Tipo > Multitubular
  • Horquilla > Invertida Hayabusa
  • Faro > CRD
  • Manillar > Renthal Ultra Low
  • Mando arranque > CRD
  • Velocímetro > Motogadget Tiny
  • Mando luces > Motogadget
  • Puños > Biltwell
  • Llanta delantera, Freno, Pinza > Original, 6 pistones
  • Neumático delantero > Firestone Deluxe
  • Deposito de gasolina > BMW
  • Asiento > Cafe Racer Dreams
  • Neumático trasero > Firestone Deluxe
  • Guardabarros, Porta matrícula, Piloto > CRD
  • Diseño Pintura > CRD