Aunque Cafe Racer Dreams ha nacido y se ha desarrollado en España, California forma parte de nosotros. Uno de nuestros sueños siempre ha sido hacer la Ruta 66 parando en playas secretas de la costa y llegar con una de nuestras motos hasta Malibú. Y este ha sido el año en el que eso se ha cumplido. Jaime Colsa (CEO), Óscar (Transporte) y Caro (Comunicación) volaron a Los Ángeles para vivir una semana inolvidable en Luftgekühlt, rodeados de Porsches, motos, sol, playas, carreteras de ensueño y muy buen ambiente.

Este año ha sido la sexta edición del famoso Luftgekühlt y no nos lo hemos querido perder. Se trata de una concentración de coches Porsche que se celebra en los famosos Estudios Universal Hollywood en el mes de Mayo. ¡Las expectativas eran altas! Las entradas se vendieron en tan solo unos días y escuchamos que en reventa podían llegar a costar más de 450$, una gran diferencia respecto a los 42$ que costaban en la venta oficial. Este evento anual reúne a más de 6000 aficionados del motor y expone 350 porsches. El acontecimiento nació a partir del amor por los coches Porsche del ganador de Le Mans Patrick Long, el director creativo Howie Idelson y el fotógrafo Jeff Zwart.

El sábado 11 de mayo, día inicial de la concentración, llegamos a Luftgekühlt alrededor de las 11 de la mañana e inmediatamente nos quedamos asombrados por las dimensiones y la organización del evento. Había una cola con más de 200 personas que estaban siendo recogidas por minibuses de lujo con cristales tintados y transportadas hasta la zona trasera de Universal. Las emociones eran intensas, ver a gente de todas las edades vistiendo merchandising de Porsche y hablando de motores 911 fue un sueño hecho realidad. Una vez que logramos pasar el control de seguridad y subir a nuestro respectivo autobús, el chofer nos hizo un recorrido gratuito por las distintas áreas de Universal Studios. Pudimos ver los lugares donde se habían filmado algunas películas legendarias como Apolo 13.

8 minutos después, estábamos en la entrada. Entrar era como ser teletransportado al Hill Valley de las películas de Robert Zemeckis. No podíamos parar de mirar en todas direcciones recordando escenas que habíamos visto cuando éramos niños. Esta vez, sin embargo, las estrellas son las filas de Porsches clásicos, personalizados, de edición limitada y Outlaw.

A la vez que caminábamos al lado de los platós de Regreso al Futuro, dejábamos atrás otros platós de programas de televisión, anuncios y películas emblemáticas. Cada calle estaba ambientada en un período de tiempo distinto, que se identificaba tanto en las fachadas de los edificios como en los coches que estaban aparcados en cada zona. La experiencia fue surrealista. Era nuestra primera vez en Universal Studios y lo estábamos disfrutando como niños.

Como aficionados de Porsche, nuestra atención estaba puesta sobre manera en los coches. Pensar, analizar y obsesionarse con los detalles: diseño, construcción e historia. Un Porsche 993 GT2 azul eléctrico aparcado frente a la tienda ¨Hat supply¨ que aparece en ¨Dirty Harry¨, fue uno de los tantos coches extraordinarios presentados en el evento. ¿Precio estimado? Más de un millón de dólares. Otros Porsches significativos fueron el Porsche-Glöckler 356 de 1952, el Porsche 935 de Adam Carolla de 1979 (ex- Paul Newman, ganador de Le Mans en 1979), el Porsche 917K de 1969, el Porsche 911 R S/N118 99 001R de 1967, el «World Record Monza» de 1972, el Porsche 917/10 Turbo, el Porsche 917/30 de 1973, el Porsche 917/PA de 1969 y el Porsche 962 IMSA GTP de 1984.

Había tantos coches de ensueño en Luftgekühl que era difícil elegir uno solo. Pero todos estuvimos de acuerdo en una cosa, Emory Automotive se superó con la última creación de Rods; el 356 outlaw personalizado. Habíamos visto fotos de este coche unos días antes en las redes sociales, así que estábamos encantados de verlo en directo. El coche fue el protagonista del espectáculo, con cientos de personas alrededor para echar un vistazo mientras Rod posaba para las fotos con los fans y explicaba su diseño personalizado. Tuvimos la oportunidad de saludar en medio de la multitud, algo que tardaremos en olvidar.

Singer Vehicle Design también exhibió numerosas obras de arte a lo largo del evento, que hacían alucinar a la gente. Impulsados por la visión de Rob Dickinson, estos coches redefinen la idea de los Porsches personalizados. Con el lema ¨todo es importante¨, sus coches transmiten la sensación de que la perfección es definitivamente algo alcanzable.

Luftgekühlt nos deja motivados y soñando con nuestro próximo Porsche. Howie, Jeff y Patrick definitivamente se superaron a sí mismos en esta sexta edición de Luftgekühlt. Nos preguntamos qué tienen en mente para Luftgekühlt 7! Nosotros tenemos claro que no nos lo perderemos.